diumenge, 8 de gener de 2012

Si volem que ens respectin, donem exemple i respectem nosaltres.

El respecta cap als ciclistes millora segons Purito Rodríguez i Pedro Delgado, però encara queda molt per millorar a la consciència dels conductors d’automòbils.
Las campañas públicas han sensibilizado al automovilista, pero, por desgracia, aún se está a años luz de un país como Francia donde se respeta al máximo al cicloturista, donde tienen un Tour considerado como un monumento nacional y donde la red de carreteras secundarias (las vías departamentales) son un auténtico paraíso para pedalear, con pocos coches, que generalmente circulan a la velocidad apropiada. «En mi época, cuando era profesional, la mayoría de los conductores consideraban al ciclista como un estorbo en la carretera y se arrimaban a tu bici para incordiarte, como si fueran justicieros al volante. Hoy, afortunadamente, este tipo de conductor ha desaparecido del mapa» , explica José Luis Laguía, actualmente técnico del conjunto Movistar y que en la década de los 80 fue considerado como uno de los grandes del pelotón español. «Aquí, por desgracia, todavía no tenemos la cultura de Francia, y no digamos de otros países como Holanda o Bélgica, pero al menos ahora la distancia obligada de 1,5 metros, a la hora de adelantar a un ciclista, se empieza a respetar» , añade Laguía, que continúa saliendo en bici por los alrededores de Matadepera (Vallès Occidental), donde vive. Arcenes sucios Pedro Delgado –un triunfo en el Tour y dos en la Vuelta lo contemplan– mantiene activa su bicicleta. Las carreteras de Madrid, Segovia y León contemplan su pedaleo, que continúa siendo muy rápido, y sigue colaborando en campañas de sensibilización hacia el cicloturista. «Desgraciadamente la conciencia que han tomado muchos conductores no repercute en mayor seguridad hacia el ciclista. Ahora han cogido miedo a las bicicletas. Muchas veces, en el momento de adelantar, tocan el claxon, lo que es un error, porque puede asustar al ciclista. Muchos todavía ven al cicloturista como un peligro para la circulación. Además se han vetado algunas vías [Perico recuerda la negativa a que las bicis circulen por la C-17, entre Ripoll y Olot], lo que obliga a rodeos infinitos, faltan carriles bici, los arcenes muchas veces sucios... Desafortunadamente no tenemos la riqueza de Francia en carreteras secundarias» . Otra voz experta es la de Miquel Àngel Iglesias, ciclista profesional de Valls (Alt Camp) que obtuvo en los 80, entre otros éxitos, el triunfo cinco veces en la clasificación de las metas volantes de la Vuelta y que continúa manteniéndose en forma gracias al ciclismo. «Hay un problema de educación vial. Sería bueno que en las autoescuelas recalcaran a los futuro s conductores que por las carreteras también circulan bicicletas. Muchos automovilistas olvidan que la bici es otro vehículo con los mismos derechos, aunque cada vez se respeta más la distancia de 1,5 metros a la hora de adelantar» . Joaquim Purito Rodríguez, el mejor ciclista catalán en activo, defiende que no ve tanto peligro como antaño. «Yo también soy conductor y es allí donde regaño a veces a cicloturistas que quieren imitarnos compitiendo en carretera y recortando en las bajadas para ganar tiempo a sus compañeros de salida, algo que es inconsciente y que me desespera» . Israel Núñez, ciclista en activo, varias veces campeón de España de bici de montaña (aunque la carretera es su base de entrenamiento), destaca que «las campañas han sensibilizado al conductor y suele haber paneles que advierten de la presencia de bicis en las carreteras con mayor tránsito ciclista» . Entre las practicantes femeninas también hay quejas. «A veces la bici vibra cuando te pasa un coche muy pegado» , afirma Rebeca Triquell, ciclista de Montblanc y plusmarquista de la Titan Desert, entre las mujeres. «Los conductores que son deportistas te respetan mucho más» , recalca.
SERGI LÓPEZ-EGEA


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada